viernes

rompiendo con una bibliotecaria en la capilla de un hospital

discutimos, silenciosos
como un colegio en pleno julio
no te desengañes, no te me das bien
para qué quieres que te perdone?
si tú ya nunca estás
nunca has estado aquí
bueno sí, junto a mí
pero no conmigo 
dueles, 
pero mucho menos que la primera vez
parece que sólo aprendo
cuando no te atiendo 


discutimos, ni un solo ruido
como orgullosa no lo haces nada mal
tú nunca haces nada mal
no puedo perdonarte los fallos que no admites tener
puedo, pero en los bares dicen que es indigno


hasta que decides no aguantar más...
mi yo feliz te echa de menos



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada