sábado

hay plantado un limonero en las vías,
un tronco con limones como para parar un tren
no conseguirán hacer dos del número tres,
ni enfriar el olor a cerilla,
entonces relámete cuando lo veas parar,
no te ha vencido,
abandona el tren y echa a correr muy alto,
a todo volumen,
y no te podrá ni la orilla del mar,
ni la física,
ni las facturas por pagar,
ni los techos,
ni esa relación que no termina de cuajar,
despréndete de lo que has inventado para no sentirte mal,
suelta el plomo y respira helio,
ahora que te has dado cuenta ya no puedes parar,
despréndete de la excusa inventada,
como tú a ti mismo nadie puede necesitarte más,
hazte feliz y come con dos cucharas la tarta que has pedido para ti,
date el permiso de ser prescindible,
y no olvides que una farola con un buen árbol delante
puede ser la luna llena de los cielos de Tahití
porque aunque no lo parezca, para ser feliz no hace falta huir

1 comentario: